Realizar un mantenimiento de los servicios más comunes de nuestra casa la convierten en más segura, funcional y cómoda. A veces, no somos conscientes del mantenimiento que necesita, porque vemos que las cosas se rompen y no duran. Pero si realizamos un mantenimiento frecuente podremos ahorrar dinero, porque las cosas duran más y se evitan daños colaterales que pueden ser más costosos.

¿Cada cuánto se debe realizar el mantenimiento de una casa?

La regla de oro es cuánto antes mejor. Un mantenimiento a tiempo ayuda a prevenir más daños y evitar que los daños de reparación sean mayores. La recomendación de los expertos es que revises toda la casa desde el exterior al interior cada 6 meses.

Además de la limpieza general de una vivienda, existen muchos arreglos que podés hacer vos mismo, tanto en el exterior como en el interior de tu hogar. A continuación, te contamos algunos.

Limpieza del techo y de los desagües fluviales

Cada cierto tiempo es necesario limpiar el techo y mantener los desagües fluviales libres de hojas y obstrucciones. Es una gran oportunidad para revisar el estado de las tejas o del techo en general. De esta manera evitarás que el agua quede estancada y comience a producir humedad.

Las aberturas suelen tener un orificio para drenaje del agua en casos de lluvia. Tratá de mantenerlas siempre limpias para que no se acumule agua y pase al interior de la vivienda. Con un chorro de agua a alta presión podés limpiar todas las aberturas externas de la vivienda y asegurarte de que los desagües funcionen perfectamente.

Revisá el estado del sistema eléctrico

La electricidad es uno de los detalles que debemos prestar mucha atención. Podés cambiar un foco por otro que sea de menor consumo como los leds para ahorrar energía. Pero cuando se trata de un tomacorriente es mejor contar con la asistencia de un electricista profesional.

Revisión del burlete de puertas y ventanas

Revisá el estado de los burletes de todas las aberturas de la casa. Especialmente al llegar el otoño. De esta manera se podrá ahorrar en calefacción y disfrutar de un ambiente más agradable. Si tenés mosquiteros en algunas de tus ventanas o puertas revisá que estén en perfecto estado para que cumplan su función y no entren insectos.

Mantenimiento del jardín y árboles cercanos

Es necesario mantener el jardín de la casa en buen estado. Tener un jardín descuidado dará una apariencia negativa y no invita a relajarse en él. Cuanto mayor sea la frecuencia con la que cortas el paso más sencillo será realizarlo. Si el césped crece más de 15 cm forzará más a la cortadora de pasto y llevará un esfuerzo mayor de limpieza. También los arbustos y árboles deben ser podados para que no crezcan de manera aleatoria. Un crecimiento descontrolado de los mismos puede causar problemas con los cables eléctricos, telefónicos u otros.

Pintura

Mantener la pintura exterior e interior de la casa es una de las tareas de mantenimiento más importantes que se debe realizar. Antes de comenzar a pintar se debe revisar que no existan hongos ni manchas de humedad. Si es así, deberán ser reparados antes de pintar.

Existen pinturas que tienen la particularidad de ser lavables, y, por lo tanto, son ideales para los sitios más frecuentados por niños o por mascotas. Con una limpieza profunda las paredes se mantendrán limpias sin necesidad de pintar con mayor frecuencia.

Drenar el termotanque

Si tenés termotanque, al menos una vez al año se debe drenar toda el agua de su interior para que no se acumule sedimento en su interior y pase a la cañería. Evitar que se acumule sarro es ahorrarte uno de los problemas que puede ocurrir, evitándose daños en el equipo.

Limpieza de filtros del aire acondicionado

El aire acondicionado posee un filtro que permite limpiar el aire. Cuando está sucio se convierte en un cultivo de sustancias que debemos limpiar o eliminar. Por ello es necesario limpiarlo cada 6 meses (o cambiarlo). Si estos filtros no se limpian, se acumulará polvo y diferentes partículas que pueden provocar un mal funcionamiento del aparato o hacer que la habitación empiece a tener mal olor. Si en la casa hay mascotas se debe revisar con mayor frecuencia. De esta manera podremos aportar salud a nuestro hogar, especialmente si alguna persona es alérgica.

Limpieza de filtros de campana

Es importante mantener limpios los filtros de la campana de la cocina para que cumplan de manera eficiente con su función. La cual es eliminar la grasa y sustancias tóxicas del ambiente. Esto se hace de manera muy simple, desenchufá el electrodoméstico, retirá el filtro (en el manual de instrucciones se detalla exactamente cuál es el procedimiento a seguir, si no tienes el manual puedes buscarlo online) y sumergilo por unos minutos en un recipiente con agua tibia y detergente para que la grasa se ablande. Después frotá con un cepillo suave o un trapo. Enjuagá y dejá secar bien.

Revisá las canillas

Las pequeñas partículas que arrastra el suministro de agua pueden obstruir el conducto de las canillas o cabezales de ducha. Si notas que la presión va disminuyendo tratá de realizar una limpieza. Estas reparaciones son fundamentales porque pueden provocar una pérdida de agua que causa un aumento innecesario en la factura y un daño en los muebles que se encuentren cerca. Si pierde puede tratarse de un daño en el cuerito de la canilla. Dependiendo del tipo de canilla el procedimiento puede variar un poco. Sea cual sea el tipo de canilla recuerda cerrar la llave de paso de agua.

Si es una canilla convencional, el primer paso es retirar la tapita que se encuentra sobre la perilla de la canilla. Con el destornillador saca el tornillo que une la perilla con el vástago. Luego retira la pieza que recubre al vástago. Esta pieza generalmente está colocada a rosca. Ahora se debe desenroscar el vástago con una llave francesa. Al sacar el vástago notarás el cuerito que se debe cambiar. Ahora solo tenés que reemplazar el cuerito anterior por el nuevo, agregar teflón y volver a armar la canilla. Podemos aprovechar para limpiar la zona con un paño que retire restos de goma o de sedimentos del agua. El hecho de agregar teflón garantizará que no exista ningún escape de agua y facilite el retiro del cuerito en el próximo arreglo.

El método de cómo cambiar el cuerito de una canilla cambia rotundamente cuando se trata de un monocomando. El primer paso es retirar la tapita de aproximadamente 5 mm de diámetro que se encuentra debajo de la palanca. se verá un tornillo, que se debe retirar con el destornillador apropiado. Después se podrá retirar la palanca y quedará al descubierto el cartucho que se debe cambiar. Para esto se debe aflojar una tuerca que lo une a la base. Luego se coloca el nuevo cartucho enroscándose a la base con la tuerca que estaba el anterior. No debes presionar demasiado.

Una vez que esté todo en su lugar, se debe abrir la llave de paso y abrir la perilla de la canilla convencional o el monocomando de a poco.

Cañería del baño o cocina

Es importante revisar que todos los desagües de las piletas e inodoro funcionen perfectamente. No existe nada más incómodo que el agua de la pileta quede en ella. Existen soluciones muy eficientes para que esto no vuelva a ocurrir.

Lo primero que se debe hacer es desagotar la pileta y luego destaparla, ¿cómo? La manera más común de hacerlo es utilizando una sopapa, y succionando. Si esto no funciona deberías utilizar una cinta o cable de acero largo que sirve para eliminar la acumulación de residuos en la cañería. El cable se introduce en la cañería mientras que se realizan movimientos de giros y lentos tirones, para desarmar las obstrucciones.

También podés tirar un poco de agua hirviendo en la cañería y después media taza de bicarbonato. Dejalo actuar por cinco minutos. Mientras prepará una mezcla que consiste de una taza de vinagre y una taza de agua caliente. Pasados 5 minutos tirá esta mezcla en la cañería. Después esperá unos 10 minutos para que actúe y arrojá un litro de agua hirviendo. Esto hará que arrastre todos los residuos que se aflojaron con el bicarbonato y vinagre.

Regresar a la lista