Muchas veces subestimamos el poder del espacio de nuestra casa. La vemos pequeña, con menos posibilidades de las que nos gustaría o con metros mal distribuidos. Cuando los metros cuadrados escasean, hay que aprovechar el espacio a lo alto. Es una oportunidad ideal para crear ambientes a dos alturas. ¿Tenés un techo bastante alto? Los adoramos, pero no siempre sabemos qué hacer con esos metros verticales de más, crecer a lo alto es una alternativa con mucha imaginación y sentido práctico se pueden crear espacios muy útiles. Cuando contamos con estos techos muy altos, la mejor opción es aprovecharlos para crear dos ambientes. Este recurso suele verse mucho en viviendas tipo loft, para compensar la falta de paredes.

¿Cómo aprovecharlos al máximo?

Los techos altos implican más superficie de paredes y mayor altura de éstas. Esta característica abre un abanico muy interesante de posibilidades que permiten sumar soluciones creativas, innovadoras y a gusto de públicos muy diversos. Desde la posibilidad de colgar grandes cuadros en las paredes, colgar artefactos de iluminación de diseño, armar bibliotecas en altura con escaleras, hasta las estrellas más codiciadas que son los entrepisos. Estos, además de incorporar más metros cuadrados a la unidad, son aprovechados para los más diversos usos, que van desde los lugares de guardados (principalmente en los pasillos) hasta ambientes de estar, dormir o entretenimiento, algunos con un agregado adicional que es el balconeo al espacio principal.

Por eso te decimos que si tenés estos ambientes, tenés un tesoro en casa, justo sobre tu cabeza y con muchas posibilidades. Ahora toca pensar en metros cúbicos en lugar de metros cuadrados y aprovechar ese espacio de ahí arriba sin explotar. Colocá una plataforma, escaleras y diseñá una altura nueva. Será una excelente oportunidad para estirar tu casa y conseguir esa habitación que tanto querés.

Si el espacio nuevo no tiene mucha altura de techo, lo más funcional es instalar en él un dormitorio (sobre todo si buscás tener un dormitorio de invitados extra, esta es tu solución) o un lugar que te sirva para guardar las cosas que no uses muy seguido, como la ropa de otra temporada por ejemplo. En otras ocasiones, no son necesarias las grandes obras y simplemente se trata de elevar la cama, por ejemplo, para ganar una zona de estar o espacio para trabajar debajo de ella. También hay otras ideas sencillas, como los muebles a medida, que te permitirán crear nuevos volúmenes, nuevos espacios y nuevas alturas en un ambiente, cambiando por completo su look y su distribución. Lo interesante de los techos altos es que podemos ganar mucho espacio, llegando incluso hasta duplicarlo.

Elevar los sueños. Elevar la cama es una solución recurrente ya que es una manera de conceder intimidad al ambiente. Además, como es una zona que se usa únicamente para dormir, cuando los metros escasean, es una buena opción para ganar espacio. Un altillo para aprovechar al máximo la altura del techo y sobre él, hacer el dormitorio.

Si la habitación tiene techos altos, no hay dos sin tres, una tercera cama ganada a las alturas es una excelente elección y ¡que se note! Marcá con color el espacio, hacelo más evidente y, si la altura del techo no es suficiente para utilizarla como una habitación extra, aprovechá ese espacio para almacenar. Siempre hace falta y nunca está de más. Si es con muebles a medida, mucho mejor. En zonas de estar, comedores o bibliotecas, es un gran recurso decorativo y de almacenaje, llevar las estanterías a su máxima altura. Llenar con libros, objetos decorativos y arte una estantería de suelo a techo crea un potente efecto visual y muy decorativo. Cuanto más alto lleguen los muebles, mejor lucirá el espacio.

Que se destaque. Los techos altos, si se pintan de otro color, quedan preciosos y no resultan “pesados” a la vista, ya que las paredes altas los salvan. De hecho, esas mismas paredes aguantan mejor las decoraciones atrevidas debido precisamente a la altura, de modo que se pueden usar varios tonos en ellas o mezclar texturas y materiales.

Los techos altos no son una característica más de la propiedad sino una característica muy relevante, un beneficio que le aporta valor estético y espacial. Los entrepisos son ideales para zonas de lectura, de trabajo, de meditación y de juegos (playroom). Tendrás un espacio extra para destinarlo a lo que quieras y como mencionamos, es un gran recurso si aparecen invitados sorpresa. 

Si estás pensando en crear una zona de trabajo elevada te recomendamos hacerlo cerca de una ventana, así podrás disfrutar de la luz natural durante casi todo el día. La iluminación es uno de los factores más importantes en los espacios de techos altos, por lo que requiere una atención especial. En este tipo de casas se pueden usar lámparas colgantes grandes, apliques de gran escala o, incluso, se pueden utilizar juntos varios más pequeños. Si el ambiente es muy grande podrías elegir una araña, en cambio si se trata de un departamento pequeño será mejor optar por una lámpara colgante más ligera y pequeña. 

Los lofts suelen tener ventanas grandes, esto hará que la luz natural llegue a todas partes, es importante no optar por focos empotrados cuando se crea una nueva zona elevada, ya que la iluminación será muy intensa y aumentará el calor, mejor optar por lámparas auxiliares.

¿Cuántas veces entraste a una vivienda y sentiste “algo diferente” que no sabes explicar muy bien? Una sensación que tiene que ver con el sentirte a gusto, con ganas de quedarte y relajarte. Muchas veces esa “sensación” viene por un atributo de la propiedad: los techos altos.

Cuando hablamos de calidad espacial, hablamos de un intangible que tiene que ver con la percepción, algo que no todos “sentimos” de la misma forma, tiene que ver con la relación entre la forma, la estructura, su dimensión y las proporciones. Vivir en espacios más confortables desde lo espacial, mejora nuestra relación con los ambientes y eso repercute en una calidad de vida más armónica. Por otra parte, al aumentar el volumen mejora la circulación de aire y desaparece la sensación de encierro. Estos espacios invitan a quedarse fomentando el encuentro, las actividades sociales, la reflexión y la creatividad.

Como vimos, en aquellas viviendas que cuentan con techos altos, es posible recrear un nuevo espacio funcional y que se adecue a necesidades particulares. Ahora, sólo es cuestión de inspirarse y aprovecharlo.

Regresar a la lista