¿Crees que este espacio de tu casa necesita un lifting urgente pero no tenés tiempo ni dinero para hacer una reforma? ¡No te preocupes! Te mostramos cómo podés hacerlo. Junto con la cocina, el baño es uno de los espacios que más se reforma, y en los que más se gasta. Aun así, hay muchas cosas que podés hacer con una inversión considerablemente menor. Es uno de los lugares que más utilizamos a diario, por lo que tiene que ser un espacio cómodo, relajante y en el que nos sintamos a gusto. Así que, si no te gusta el color de los azulejos, el piso o crees que tu baño pasó de moda y no querés gastar mucho, seguí leyendo, tenemos unas ideas que te pueden servir de inspiración…

Pintá los azulejos y ¡dale un nuevo color!

¿Te cansaste del color de las paredes de tu baño? ¿No soportas ya esos viejos azulejos de los ‘70 que todavía lucen en tu baño? ¡Pintalos y dale un nuevo aspecto! Es uno de los cambios más baratos a los que podés someter a tu baño con resultados increíbles. Elige una pintura específica para azulejos, de manera que la superficie pueda ser lavada las veces que sea necesario y resista los efectos del agua, el vapor y la humedad. Este tipo de pinturas no necesitan imprimación o fondo, tienen una excelente calidad, adherencia y ya vienen listas para usar, por lo tanto, el trabajo será más rápido. Eso sí, es importante que respetes los tiempos de secado que indica el fabricante para que el resultado sea satisfactorio.

¿Y qué color elijo? Todo depende del efecto que quieras conseguir, pero si se trata de un baño pequeño y sin iluminación natural, nuestro consejo es que te inclines por un tono neutro suave, como un blanco roto o un gris suave con matices cálidos, que amplíe el espacio y lo ilumine. Huye del blanco puro, que puede resultar algo frío.

También puede suceder que el color de los azulejos te guste, entonces puedes probar con las juntas. Esta es otra opción a tener en cuenta. Se saltan, ensucian, manchan y muchas veces no nos percatamos que necesitan atención. Si es así, este es el momento exacto para renovarlas. Estamos acostumbrados a ver en todos los lugares el mismo tono, un color de junta blanco o marfil. Sin embargo, otra opción es ponerle una tonalidad más intensa, un beige, gris o similar, aporta un diseño diferente y se puede combinar con el color del cerámico para generar mayor elegancia. Es un cambio poco común, pero que ayudará a darle otro aire al baño. Un cambio un poco atrevido, pero con mucho contraste, que transformará de manera radical nuestro baño.

Pisos con azulejos adhesivos

Se han convertido en los grandes aliados de las reformas de baños sin obras. Los azulejos adhesivos son muy económicos, fáciles de instalar (lo puede hacer uno mismo) y tienen tantos diseños que no sabrás con cuál quedarte. De hecho, los hay que imitan distintos materiales, como cemento, piedra natural, pero también los hay con diseños que imitan los tradicionales calcáreos o vintage con terminación mate. En cuanto a los bordes, ya vienen los diseños hechos para tal fin. ¡Te vas a sorprender!

Tienen una lámina protectora de alto tránsito que protege sus colores y aumenta la durabilidad de los mismos. Son lavables e ideales para quienes alquilan, quieren hacer algo en forma temporal y luego retirarlos. Adhieren sobre superficies lisas y no porosas. No pegan sobre pastina. Para hacerlo, limpia bien la superficie y corta los azulejos adhesivos como sea necesario. Después, quita el papel protector de cada pieza y pegalos con la mano, ayudándote de un trapo. Podés usar una tijera o cutter para los recovecos o zócalos. Es importante que los bordes queden pegados sobre los cerámicos y no sobre la pastina, ni un poquito. Se limpian fácilmente con agua y desodorante para pisos.

Una pared con papel pintado

El papel pintado se ha convertido en el revestimiento tendencia. Se instala en comedores, dormitorios, cocinas ¡y también baños! Es un recurso perfecto para dar al espacio profundidad y una dosis de carácter. Hay papeles pintados muy decorativos que llenarán tu baño de vitalidad y color. Los de motivos botánicos y animales son los que más se eligen, pero si buscás algo atemporal elige uno de rayas gruesas o un papel pintado con efecto textil que, además, aportarán un toque cálido. En cuanto a su composición, de preferencia uno vinílico, ya que es un espacio con unas características muy especiales, con unos niveles de humedad y condensación que obligan a buscar un material resistente a estas características.

Se debe aplicar con una cola específica y, si se va a colocar sobre los azulejos, a estos se les debe aplicar previamente una imprimación especial y rellenar las juntas con masilla para que no queden las marcas. Este tipo de papel pintado vinílico se limpia bien con un paño humedecido ya que su acabado final es plastificado y eso también le otorga resistencia como hemos dicho a la humedad y a los rayos solares (una buena opción cuando los baños cuentan con ventana y reciben luz natural).

Renová los muebles y la grifería

No hace falta que cambies los muebles del baño. Pegales un vinilo, o incluso pintalos para darles un nuevo color. ¡No hace falta que aclaremos que con las pinturas se pueden hacer maravillas! Aprovechando el lavado de cara a los muebles del baño, también podés agregarles accesorios, y así instalar cestos extraíbles y estantes deslizantes para mejorar el orden de este espacio.

Si queres que el cambio sea total, renová las griferías tanto del lavatorio como de la ducha. Elegí modelos que se complementen, así la sensación de unidad en el baño será total. En cuanto a los acabados, los cromados son los que vienen para quedarse, aunque las griferías negras son una opción muy decorativa y actual. Incluso podés pintar las que tengas con aerosol negro y así es más económica la renovación.

Decoración y Accesorios

Una forma de renovar el baño sin gastar mucho dinero es utilizar elementos de decoración baratos e incluso artesanales. Elementos que pensábamos que no, pero pueden cambiar totalmente la estética de un baño. Hace tiempo e incluso actualmente dejamos las toallas en los toalleros de metal, en una barra o en una percha. Pero al poner una escalera de madera nos ayudará a dejar las toallas de una manera diferente, original y moderna. Otra forma de darle un toque natural es con la incorporación de estantes, de un banco de madera y un cesto o canasto hecho de fibras naturales para la ropa sucia, por ejemplo. Colocar una pequeña planta o flores, siempre aporta frescura, armonía y elegancia al baño. En cuanto a los detalles, una opción diferente y económica es poner una bandeja con productos de higiene personal como lo hacen en los hoteles.

Otro elemento low cost son los espejos. Sencillo, rápido y muy económico. Cambiar el espejo del baño supondrá un cambio radical y podés conseguirlo con una mínima inversión. Dependiendo del estilo, podría ser uno redondo, como es la tendencia actual, y elegí el material del marco que más te guste (hierro, metal o madera) para darle ese toque moderno. ¡Incluso puede no tener marco!

También podés cambiar los accesorios del baño, dándole un aspecto diferente. Renová o incorporá alguna bandeja, jabonera, vaso, recipiente para algodón o maquillaje, portarrollos, perchas o un práctico espejo de aumento. Cambiá las toallas, la alfombra del baño y la cortina de la ducha si no tenes mampara. Agregá cuadros, uno importante o varios pequeños y alinealos. Pensá en un estilo, y hacé cambios para que todo luzca más y se evidencie que esas modificaciones tienen una intención. Conseguirás darle un toque creativo y diferente a lo que están acostumbrados a ver.

Cambiá las lámparas por unas suspendidas, tan en tendencia, o unos apliques de estilo moderno. Este cambio también hará que tu baño se vea renovado, especialmente si la luz de tu baño es fría. Importante: elegí unas lámparas con luz neutra o cálida, que suban la temperatura del baño y te proporcionen la luz necesaria allí.

.

Cortina por Mampara

Es un cambio realmente notorio. Si bien la cortina es más económica, las mamparas tienen muchas más ventajas con respecto a las cortinas. Contienen mejor el agua. Son más duraderas. No se pegan al cuerpo, a veces las cortinas resultan incómodas cuando están mojadas. Mantienen la temperatura: aíslan más del frío que una cortina, incluso si los cristales no llegan al techo. Visualmente son ligeras, si se elige una mampara transparente dará sensación de amplitud, por lo que resulta muy adecuada para baños pequeños.

Actualmente hay una gran variedad de precios: aunque las mamparas son indudablemente más caras que las cortinas, existen varias gamas, materiales y diseños con diferentes precios.

Te dimos muchas ideas. ¡Arrancá la renovación que hace rato estás queriendo!

Regresar a la lista