Si hay una zona de la casa complicada en cuanto a la decoración, esa es el pasillo. Nunca sabemos qué hacer para sacarle provecho. El pasillo es una de las partes de la casa que, generalmente, queda en un segundo plano. En realidad, no nos damos cuenta de la importancia que tiene. Es el nexo de comunicación de la casa y pasamos por él continuamente. ¿Te gustaría saber cómo conseguir un pasillo diferente y original? Sigue leyendo, nos centraremos en esta importante zona de paso y te daremos algunas ideas que podrían interesarte. Ideas que te ayudarán a modernizar tu hogar y hacer que también este espacio forme parte de su decoración.

¿Cómo suelen ser los pasillos? A nivel estructural, son una zona de paso con carácter funcional de formato estrecho y alargado. Aunque no lo parezca, ofrecen múltiples posibilidades. Para decorarlo, podemos recurrir a recursos decorativos de todo tipo: cuadros de pared, molduras, esculturas, espejos, pintura, estanterías, alfombras, lámparas, plantas, percheros, etc.

Infaltables espejos

Los grandes aliados de los pasillos pequeños. Una de las mejores formas de hacer que un pasillo angosto se amplíe, es agregar espejos de gran tamaño como desde el piso hasta el techo. Si es mucho, puedes intentar con un espejo amplio y enmarcado. El espejo le dará brillo y profundidad al pasillo. Otra forma de decoración de pasillos mediante espejos es colocar una colección de espejos enmarcados de diferentes tamaños y estilos, pero de la misma paleta de colores. Lo importante de la decoración con espejos es que son capaces de ampliar e iluminar. Agregar un espejo al final de un pasillo hará que un espacio típicamente oscuro se sienta más claro y más grande. Además de ampliar con estos objetos, puedes intentar con pintura clara y luminosa. La luz se refleja y es capaz de ampliar un pasillo oscuro y estrecho. Recuerda que los colores fríos hacen lo contrario y si pintas un pasillo de un color frío, no solo reducirá el espacio, sino que hará ilusión de que la pared cae sobre ti.

Con una mesa angosta y alargada que ocupa un espacio mínimo, no sólo decoramos, sino que también ofrece un lugar conveniente para ponerse los zapatos o dejar las llaves, en caso de que el pasillo se encuentre cerca de la entrada de la casa.

Un clásico que siempre funciona: los cuadros

Los cuadros siempre funcionan. Un pasillo puede ser una galería de arte improvisada, pero no solo para cuadros, también para fotografías, láminas o ilustraciones. Lo interesante en este punto es que intentemos colgarlos en una sola pared, sobre todo si nuestro pasillo es muy estrecho. De esta forma, la atención recaerá únicamente en esa única pared sin sobrecargar demasiado esta zona de paso que, se supone, es estrecha.

Podemos hacer todo tipo de composiciones, desde hileras de fotografías en blanco y negro, hasta grupos según tamaño. Elegí marcos sencillos si tu pasillo es muy estrecho, porque esto también aligerará el peso visual. La elección de marcos en un solo color, además de ser muy actual y moderna, crea una apariencia cohesiva. Sin embargo, si bien sabemos que la simetría gusta mucho, colocar los cuadros así en un pasillo quizás te parezca que solo logrará hacerlo más aburrido. En ese caso, deja volar tu imaginación y experimenta con formatos, tamaños, alturas y colores.

Tal vez estas ideas con cuadros decorativos te vengan bien. Colgar fotos de la familia, imágenes de paisajes y obras de arte familiares es una solución sencilla para darle un toque personal al pasillo. Este espacio puede contener una buena cantidad de arte y convertirse en un pasaje de inspiración.

Decorar y almacenar en un pasillo

Una solución decorativa y funcional es la de colocar estanterías en el pasillo. Ahora bien, tenemos que tener en cuenta que esta solución sólo es apta para los pasillos más anchos. Los placares, por ejemplo, deberán tener un mínimo de 50 cm de profundidad. Mientras que una estantería se podrá conformar con unos pocos centímetros de fondo. Ahora bien, lo importante aquí es el resto del pasillo, debemos intentar que quede un espacio no menor a los 90 o 100 cm de ancho para poder circular, de lo contrario será muy incómodo para el paso.

El hecho de que los pasillos son angostos no significa que no puedan caber algunos muebles. De hecho, estas zonas de paso son un lugar excelente para ganar espacio de guardado. Un mueble delgado, puede ofrecer algo de almacenamiento adicional y evita que el espacio se sienta demasiado estéril, siempre y cuando tenga la anchura suficiente sin entorpecer el paso. Es un buen sitio, por ejemplo, si el pasillo es ancho, para crear un frente de armarios empotrados o para ubicar un vestidor si está cerca del dormitorio. Lo único a tener en cuenta es que las puertas sean del mismo tono que la pared.

¿Problemas para guardar tus zapatos? Vestí tu pasillo con muebles zapateros a lo largo y ese problema desaparecerá de un plumazo, además, ya no quedará despojado. ¡Es una excelente opción!

¡Un sí a las alfombras!

Las alfombras nos ayudan a vestir toda la casa, entonces ¿por qué no usarlas también en el pasillo? Son ideales para esta zona, además de proteger el suelo (sobre todo si es de madera, más sensible al rayarse y desgastarse) añadirán una nota de color. Cuando se trata de un pasillo corto, son muy útiles debido a que no resta espacio y al mismo tiempo tiene un gran peso decorativo. Si tu pasillo es muy largo, ayudan a disimularlo, puedes usar varias alfombras para no crear esa sensación de tubo. Las podemos encontrar en muy variados materiales, tejidas a mano, en telar, textiles industrializados, vinílicas, etc. 

Rectangulares o redondas, pueden ser en colores vivos, para dar alegría, con rayas, multicolores o bien en monocromo o con figuras geométricas. Los diferentes patrones de las alfombras ofrecen interés visual, y las paletas de colores similares mantienen un aspecto unificado. Todo dependerá de la luz que tengas y del espacio con el que cuentes.

Otros recursos para decorarlos

Apuesta por la pintura de un color intenso en una única pared y verás cómo se enriquece visualmente. De este modo, deja de ser una zona de paso sin más y parecerá otro al lucir una imagen renovada. Pero, ¿cuál es el mejor color para el pasillo? Todo es cuestión de gustos y del estilo que tengas el hogar, pero recuerda que lo más importante es que haya contrastes y se dinamice la imagen de la casa en general.

El techo, pintado en un tono oscuro, se acerca visualmente, con lo que se consigue matizar la sensación de estrechez. Si podés pintá del mismo tono la pared de fondo. Un recurso óptico idóneo para los pasillos, que pocas veces se utiliza. Una hilera de focos empotrados en el techo deberá iluminar la zona.

Otra buena idea es colocar un zócalo a media altura, así podrás jugar con un color más oscuro para la parte inferior de las paredes y colores más claros para la parte superior. Así se consigue un ambiente más decorativo y sensación de profundidad en el pasillo. 

También podés redecorar las paredes con papel pintado, que te permite jugar con motivos y colores. Hoy en día hay muchísimas ilustraciones, para absolutamente todos los gustos. Tené cuidado de no elegir tonos oscuros ni motivos demasiado grandes.

Como sabemos, la luz si es natural es mejor, pero no siempre es posible. En ese caso otra de las formas de decorar un pasillo es a través de luces. En los extremos, mucha iluminación, durante el trayecto, luces en el techo, en la pared, leds en el suelo, etc. Podés probar con un diseño impactante, que seguro le agregará estilo, o podés agregar diferentes luces y lámparas para desorientar a los ojos y no notar lo estrecho de las paredes. También probar con lámparas colgantes de longitudes y tamaños diferentes.

Otra de las soluciones para pasillos son las molduras. No sólo por su poder decorativo, sino porque además son capaces de proteger parte de la pared. Una parte, además, que está continuamente expuesta a roces. Es una manera de poner un plus de estilo en esta zona. Podés hacerlo con listones de madera o bien con las clásicas molduras decorativas. Se puede panelar la parte inferior con madera y rematar a media altura. Además, podés incluso crear contrastes de color súper interesantes.

Si te gustan las plantas, considera esta posibilidad, añaden un toque fresco y decorativo al espacio. Las podés ubicar en estanterías, en mesas de apoyo de poca profundidad o en el piso dentro de macetas del color y estilo que vaya mejor con tu hogar.

En fin, decora los pasillos como más te guste, siguiendo un objetivo fundamental: no deben quedar las superficies sin decorar y tampoco debemos saturar el espacio.

Regresar a la lista